:: Homepage Qué Es El Convenio De Rotterdam

Generalidades

Cómo se preparó

El crecimiento espectacular de la producción y el comercio de productos químicos durante los tres últimos decenios ha despertado preocupación ante los posibles riesgos planteados por los productos químicos y plaguicidas peligrosos. Los países que carecen de una infraestructura adecuada para vigilar la importación y utilización de estos productos químicos están en una situación especialmente vulnerable.

En respuesta a estas preocupaciones, el PNUMA y la FAO emprendieron a mediados del decenio de 1980 la preparación y promoción de programas voluntarios de intercambio de información.
La FAO puso en marcha su Código Internacional de Conducta para la Distribución y Utilización de Plaguicidas en 1985 y el PNUMA estableció las Directrices de Londres para el intercambio de información acerca de los productos químicos objeto de comercio internacional en 1987.

En 1989, las dos organizaciones introdujeron conjuntamente el Procedimiento de Consentimiento Fundamentado Previo (CFP) en estos dos instrumentos. Ambos contribuyeron a asegurar conjuntamente que los gobiernos dispusieran de la información que necesitaban sobre los productos químicos peligrosos, a fin de poder evaluar sus riesgos y adoptar decisiones fundamentadas sobre su futura importación.

Los funcionarios que asistieron a la Cumbre para la Tierra de 1992, celebrada en Río de Janeiro, comprendieron la necesidad de implantar controles obligatorios y aprobaron el capítulo 19 del Programa 21, en el que se pedía un instrumento jurídicamente vinculante sobre el procedimiento de consentimiento fundamentado previo para el año 2000.

En consecuencia, el Consejo de la FAO (en 1994) y el Consejo de Administración del PNUMA (en 1995) autorizaron a sus directores ejecutivos a que iniciaran negociaciones.
Las conversaciones comenzaron en marzo de 1996 y concluyeron en marzo de 1998, dos años antes del plazo fijado por la Cumbre para la Tierra de Rio.
Como testimonio claro de la urgencia atribuida a la cuestión del comercio internacional de productos químicos peligrosos, entre la adopción del Convenio y su entrada en vigor, los gobiernos se pusieron de acuerdo en que el Convenio funcione a título voluntario como Procedimiento de Consentimiento Fundamentado Previo Provisional.
El texto del Convenio de Rotterdam sobre el procedimiento de consentimiento fundamentado previo a ciertos plaguicidas y productos químicos peligrosos objeto de comercio internacional, se aprobó en la Conferencia de Plenipotenciarios celebrada en Rotterdam el 10 de septiembre de 1998.
Durante el período provisional, más de 170 países designaron a unas 265 autoridades nacionales (AND) para que actuaran en su nombre en el desempeño de las funciones administrativas requeridas por el Convenio.
El Convenio entró en vigor el 24 de febrero de 2004 y se convirtió en un instrumento jurídicamente vinculante para las Partes.